aves

Observación de aves en Mindo

 

El valle de Mindo es reconocido por la variedad de aves que pueden observarse en él, especialmente colibríes. Un paraíso tanto para expertos como aficionados a la ornitología.

 

En sus bosques semitropicales húmedos alberga más de 450 especies de aves, que lo han echo ser uno de los mejores puntos de observación de aves en toda América del Sur. Muchas especies raras como el tucán-Barbudo, el gallito de las rocas y el quetzal de cabeza dorada todas habitan en Mindo y la reserva que las rodea. Atrayendo a la observación de aves a aficionados de todo el mundo debido a su gran cantidad y diversidad de aves.

 

El Bosque Protector Mindo Nambillo abarca una superficie de 19.200 hac., ubicadas dentro de las parroquias de Mindo, que comprende un 55% con la zona de bosque mejor preservado; Lloa, que tiene un 30% de lo que gran parte es zona rocosa del Volcán Guagua Pichincha, y la parroquia de Nono, que posee un 15%. Todo el bosque protector está dentro de la provincia de Pichincha.

 

Ocupa varios pisos ecológicos, que incluyen el páramo, bosque nublado, bosque pie montano, y bosque subtropical, entre otros, lo que le otorga a esta área protegida gran diversidad fáustica y florística que aun no ha sido inventariada en su totalidad.

 

La tercera parte de las aves del Ecuador, tienen su hábitat en las 19.200 hectáreas de la Reserva Bosque Protector Mindo-Nambillo. En este contexto los alrededores del pueblo de Mindo se han convertido en un verdadero hot spot para la observación de aves.

 

El área de Mindo ha ganado tres años consecutivos el Conteo Navideño de Aves.  El bosque protegido Mindo-Nambillo es una de las fuentes que bombardean la zona de Mindo con más de 470 especies de aves. El bosque de protección tiene 19.468 hectáreas que se extienden en altura desde 1220 hasta 4953 mts (4000 a 16245 pies). El acceso más fácil a la orilla de este bosque se accede a través de la carretera que conduce a las cascadas y la zona del teleférico. Aunque hay más tráfico debido al reciente desarrollo como la Canopying Mindo, observación de aves sigue siendo buena a lo largo de toda la carretera. La carretera que conduce a los jardines de Mido también entra en la reserva Nambillo y hay algunas senederos que no hemos explorado, y que van desde la zona de Cascada a Mindo Gardens.

 

Otra excelente zona en las proximidades se encuentra el valle de Río Cinto, que sólo se puede acceder desde el pueblo de Mindo.  Esta área no es parte de la Reserva Nambillo pero tiene algunos areas de bosque que ofrecen muy buenas oportunidades de observación de aves.